El accidente en la cara de Boris Brejcha

 El accidente en la cara de Boris Brejcha

Boris Brejcha nació en 1981 y comenzó su educación musical en su infancia.

Sus dos primeros lanzamientos en 2006, “Monster” y “Yellow Kitchen” fueron lanzados en el sello Autist Records de Berlín. Unos pocos EP más tarde, Boris se mudó de Autist Records a Harthouse. Con temas como “Die Maschinen Sind Gestrandet” y “Lost Memory”, combinó su sonido único con un máximo de variedades. En consecuencia, se convirtió en el «Talento excepcional 2007» en la revista de música electrónica Raveline. Boris también creó su segundo alias llamado «ANNA» en 2007 y tuvo algunos lanzamientos innovadores en Autist Records.

Después de cuatro años de giras, tres álbumes y muchos sencillos, Boris se convirtió en un favorito constante en la escena de clubes de hoy. Con su ambición y deseo de direcciones musicales nuevas y experimentales, muestra a su público una y otra vez lo emocionante que puede ser el minimal techno, mucho más que un simple conglomerado de elementos repetitivos y puristas.

Boris creó su propio género musical «High-Tech Minimal» en 2012, que a menudo se ha denominado «la música inteligente del mañana». Después de siete años de trabajar junto con Harthouse y su cuarto álbum «Feuerfalter», Boris fundó su propio sello llamado «Fckng Serious». Junto con sus mejores amigos Ann Clue y Deniz Bul quieren difundir su idea de buena música y fiestas serias por todo el mundo.

El accidente y el por qué de su mascara

A los 6 años fue víctima del desastre del espectáculo aéreo de Ramstein. Esto lo dejó gravemente quemado y afectó su visión de la vida en general. Afirma en una entrevista; «Esta fue una incidencia especial en mi vida. Estaba solo, era un niño pequeño y estaba en una situación extrema».

Tres aviones del equipo de exhibición de la Fuerza Aérea Italiana chocaron durante su exhibición, estrellándose contra el suelo frente a una multitud de aproximadamente 300,000 personas. Hubo 96 muertes (93 espectadores, incluidas muertes tardías, y tres pilotos) y 346 espectadores sufrieron heridas graves en la explosión y el incendio resultantes, y cientos más sufrieron heridas leves. En ese momento fue el accidente aéreo más mortal de la historia (hasta que fue superado en 2002 por el desastre del espectáculo aéreo de Sknyliv). También es el tercer accidente de aviación más mortífero que se produce en suelo alemán, después del desastre aéreo de Königs Wusterhausen de 1972 y la colisión aérea de Überlingen en 2002.