Las pioneras de la música electrónica fueron las mujeres

 Las pioneras de la música electrónica fueron las mujeres

La historia de la música electrónica está inevitablemente relacionada con la historia de la ciencia. Son los avances científicos los que permitieron el desarrollo de máquinas capaces de grabar, modificar y reproducir sonidos en una época en la que la composición con instrumentos clásicos era habitual. En el desarrollo de la maquinaria electrónica ligada a la creación musical, siempre ha habido mujeres. A continuación mostramos algunas de ellas:

Daphne Oram (1925 – 2003)

No hay forma de que pueda hablar de Daphne sin enfatizar lo legendaria que era esta mujer. Esta compositora británica se hizo popular por muchas cosas, pero una de sus contribuciones más populares fue la experimentación temprana con «musique concrete» (un género musical experimental basado en una mezcla de sonidos de fuentes naturales y la vida cotidiana). Además, Daphne también fue la La primera mujer en dirigir un estudio de música electrónica y diseñar y construir un instrumento musical electrónico por su cuenta. Como si no pudiera ser lo suficientemente ruda, Oram también fue nombrada la abuela del Estudio de efectos de sonido del Taller Radiophonic de la BBC, principalmente porque , la fundó junto a Desmond Briscoe en 1958.

Delia Derbyshire (1937 – 2001)

Delia fue una música y compositora inglesa que, al igual que Daphne Oram, fue pionera en el Taller Radiofónico de la BBC. Su trabajo innovador inspiró la escena de la música electrónica de tal manera que incluso hay una calle en Coventry (su ciudad natal) que lleva su nombre. La fama de Delia alcanzó su punto máximo después de que compuso el tema original de Dr. Who en 1963. Curiosamente, esta canción fue una de las primeras canciones que se produjo completamente con instrumentos electrónicos.

Incluso para 2020 se espera el estreno de su documental DELIA DERBYSHIRE: THE MYTHS AND LEGENDARY TAPES. Con un rico archivo, entrevistas, encarnación ficticia y la canalización psicosónica de Cosey Fanni Tutti, la directora Caroline Catz traza caminos acústicos en su excavación arqueológica en la resonante vida de Derbyshire. Además ha sido el tema principal e inspiración para la Dj y productora Andrea Bedoya quien colaboró en su nombre en su tema debut «LunaMaría» donde resalta la importancia de las mujeres como pioneras electrónicas.

Clara Rockmore (1911-1998)

Clara fue una artista nacida en Lituania que centró su ejecución musical en el violín clásico y el theremin místico. Su acercamiento a este último instrumento fue particularmente trascendental a la historia de la música. Dado que tenía un tono absoluto (es decir, podía identificar cualquier nota con solo escucharla), Rockmore trabajó junto a Léon Theremin (el hombre que inventó este dispositivo en particular) para que su perspicacia musical pudiera ayudarlo a modificar el instrumento para un uso ideal. . Sus recomendaciones (que luego se convirtieron en modificaciones reales) incluían bajar el instrumento para que el intérprete fuera más visible y aumentar la sensibilidad de la antena de tono.

Wendy Carlos (1939)

Licenciada en física y música, fue una de las pioneras en el uso de sintetizadores. Investigó la tecnología electroacústica colaborando en el desarrollo del sintetizador Moog. Una precursora del synthpop, ambient y new age se hizo popular por sus adaptaciones de piezas de Bach para el sintetizador. Por eso, ganó tres premios Grammy. En 2005, Carlos recibió el premio SEAMUS Lifetime Achievement Award «en reconocimiento a la trayectoria y contribución al arte y la artesanía de la música electroacústica» de la Sociedad de Música Electroacústica de los Estados Unidos.

Suzanne Ciani (1946)

Estudió composición en Berkley. Durante ese tiempo trabajó con Buchla soldando sintetizadores y durante 10 años se dedicó a explorar sus posibilidades. Durante los 70 se traslada a Nueva York y crea su propia empresa Ciani Musica especializada en crear música y efectos de sonido para televisión y videojuegos. Hizo comerciales para American Express, General Electric, Atari o Coca-Cola. Su trabajo la llevó a la fama al poder reproducir el sonido de la apertura de una botella de Coca-Cola (con un sintetizador). También fundó el Electronic Center for New Music. Sin embargo, la sociedad fracasó porque los patrocinadores no confiaban en una mujer que también componía con un instrumento muy poco conocido en ese momento. Gracias a la programación del festival Sonar en 2017, la gente pudo verla actuar frente a una audiencia.

Marcando la historia de la electrónica

Estas mujeres, a pesar de su talento y valentía, no le temían a la novedad y dieron un gran paso adelante en la historia de la música. Siguieron su sonido por dentro, y ahora, son leyendas eternas en la escena electrónica. En 1972, la compositora e inventora británica Daphne Oram publicó An Individual Note of Music, Sound and Electronics. En el penúltimo capítulo, que ofrece una breve historia de la música electrónica desde 1946 hasta la década de 1960, escribe:

No nos dejemos caer en la trampa de intentar nombrar a un hombre como el «inventor» de la música electrónica. Como ocurre con la mayoría de los inventos, veremos que … muchas mentes se entusiasmaron, casi simultáneamente, para visualizar posibilidades de gran alcance. Los nuevos desarrollos rara vez, o nunca, son el logro completo y singular de una mente … Me pregunto por qué queremos tanto ver a un hombre como el héroe de la ocasión.

Oram, 1972.